Una falta de atención le costó la eliminación

7 mayo, 2019
Así quedó anoche la ronda de eliminación. Cecilia, segunda desde la dereche, fue la que anoche abandonó las cocinas de MasterChef.

Así quedó anoche la ronda de eliminación. Cecilia, segunda desde la dereche, fue la que anoche abandonó las cocinas de MasterChef.

A Cecilia Paredes la cocción del pollo le jugó una mala pasada al preparar el Cordon Bleu y tuvo que abandonar anoche las cocinas de MasterChef Paraguay. Lo mismo le pasó a Armando Costa que se salvó por un pelo de ser eliminado. Ross, el escocés también tuvo los mismos problemas con su pollo pero zafó. Lo que no se pudo develar anoche fue si llevaba o no ropa interior debajo de la falda que lució en el programa como es tradición en los varones de su tierra.

El desafío de la prueba de eliminación consistió en preparar un Pollo Cordon Bleu con puré de arveja y menta, y una salsa de queso. Hasta allí habían llegado César, Ross, Armando, Cecilia, Ruthy y Perla, quienes fueron los peores en el primer desafío de la noche, que consistió en cocinar un plato libre de gluten.

Cecilia, una encarnacena de 31 años de profesión maquilladora, venía bien con su plato hasta que se le quemó el apanado de pollo, por una falta de atención.  Tuvo que comenzar de nuevo y en el apuro y con la presión del tiempo encima, ya no pudo siquiera condimentar adecuadamente la carne y le salió un pollo soso aunque también tuvo errores garrafales en el puré de arveja, al punto que Euge Aquino le dijo que tenía tanta menta que si le ponía una bombilla podría pasar hasta como un tereré. Sin discusiones fue el peor plato.

El cuerpo del delito. Cecilia saca del aceite hirviendo, su pollo Cordon Bleu quemado. Un error atribuible a la falta de atención. Fotos del sitio oficial de MasterChef Paraguay.

El cuerpo del delito. Cecilia saca del aceite hirviendo, su pollo Cordon Bleu quemado. Un error atribuible a la falta de atención. Fotos del sitio oficial de MasterChef Paraguay.

Pero Armando estuvo ahí cerca y se salvó de la eliminación raspando. Hizo un súper pollo Cordon Bleu. Demasiado grande y grueso. Cuando lo sacó del horno tenía buena pinta pero ni bien cortó en el medio, se dio cuenta que la carne estaba cruda. La porción era muy gruesa y en el centro el calor no llegó lo suficiente. Trato de salvar el plato presentando los bordes, que eran más finos, pero con el inconveniente de que esas porciones carecían de jamón.

Trató de explicar su error alegando que al cortar las porciones se le desarmó el pollo, pero Euge Aquino que no tiene pelos en la lengua, le recriminó “no me mientas, queres tomarme por estúpida”.  Fue muy evidente lo que le pasó a Armando  que no había como disimular. Ross hizo el tercer peor plato de la eliminación. Colaso Bo lo comparó con una cachila, una especie de auto antiguo y destartalado.

Hablando de Ross, anoche se fue vestido con la tradicional pollera o falda a cuadros que usan los escoceses. Euge, que anoche estuvo muy filosa, le preguntó  si debajo de la falda llevaba ropa interior. En Escocia normalmente no lo usan pero anoche no fue develado ese misterio, por lo menos, ante las cámaras.

El mejor plato del desafío de la eliminación fue el preparado por Laura pero lo que más llamó la atención fue que doña Perla también subió rápido al balcón, considerando que a mitad de la prueba casi tiró la toalla. No conocía el plato, le confundía la terminología e incluso comenzó a despedirse anticipadamente de sus compañeros. Comenzó con su crisis de llanto y entró en una especie de cortocircuito. En ese instante, Euge le dio unas palabras de aliento exigiéndole que no se rinda e increíblemente Perla logró reponerse, retomar su preparación y pasó a la siguiente ronda.

Anoche, en el primer desafío, los concursantes tuvieron que preparar un plato libre de gluten, a elección. Estuvo como invitada especial Liz Martínez, chef de Unilever representando a la marca Maizena, producto que tenían que utilizar los participantes. La falta de práctica para elaborar masas sin harina de trigo complicó a casi todos, salvo a Fernando que hizo una pizza casi perfecta y a Demián, quién preparó dos versiones de arepas venezolanas.

Otro hecho llamativo del programa fue que Walter fue el mejor en la prueba de conocimientos de sabores a que fueron sometidos todos los participantes. De 15 productos cuyo sabor debían adivinar con los ojos vendados acertó 13. Y eso le permitió observar todo el programa desde el balcón, junto a Andrea, Noelia,  Martita y Joaquín. Walter es uno de los más flojos y ya estuvo en más de una ocasión en la ronda de eliminación.

Transcurridos ya seis programas de esta nueva temporada no se puede aún ver con claridad quienes de los participantes apuntan como candidatos a obtener el título de MasterChef Paraguay. Existe un nivel parejo y solo unos pocos apuntan a una segura eliminación.

Comments

comments

COMENTAR

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *