El espectáculo salva la plata en Masterchef

2 mayo, 2018
Mercedes, Alan, Herminia, Isabel, Fabián, Tania y Toribia llegaron a la ronda de eliminación. La que dejó Masterchef fue Mercedes.

Mercedes, Alan, Herminia, Isabel, Fabián, Tania y Toribia llegaron a la ronda de eliminación. La que dejó Masterchef fue Mercedes. Fotos del Facebook oficial de MasterChefPy.

El formato del programa es entretenido. Atrapa y hasta divierte viendo cómo los participantes se equivocan. La gastronomía todavía brilla por su ausencia. En el programa de anoche el mejor plato fue para una participante quien ni siquiera había reunido los ingredientes para elaborarlo. Y la eliminada fue Mercedes, una joven estudiante que prácticamente entró en estado de “shock” cuando pidieron que se cocine sopa paraguaya.

Hasta ahora Masterchef nos está mostrando lo peor de los participantes. Y esto llega hasta el extremo de que las mayores dificultades se presentan cuando a los cocineros se les pide una preparación de comidas tradicionales de la cocina típica paraguaya. Anoche, le tocó el turno a la sopa paraguaya. La mayoría de los que estuvieron en la ronda de eliminación pusieron cara de circunstancia cuando escucharon en qué consistía el desafío: Milanesa de carne con sopa paraguaya.

Algunos nunca habían preparado sopa paraguaya. Algo muy parecido a lo que ocurrió con el vori vori, lo cual revela que si adquirieron alguna habilidad culinaria lo hicieron a espaldas de la cocina paraguaya. Y esto a su vez, nos muestra la debilidad de nuestra herencia cultural gastronómica. No se transmite y no se valora lo suficiente aquello que también nos identifica como nación. Recordamos aquí las palabras de José Torrijos en uno de los programas anteriores. “Un cocinero debe conocer la cocina de donde viene”.

Un cocinero debe conocer la cocina de donde viene.

Anoche ocurrió algo paradójico. La concursante que estaba condenada a una segura eliminación, según lo que los televidentes iban viendo en el programa, resultó que hizo el mejor plato. No se proveyó de harina de maíz, no tenía leche, no tenía cebolla casi ningún ingrediente para la sopa paraguaya. Pero, y esto no se vio en la transmisión, los compañeros le surtieron de todo lo que necesitaba. Fue un gesto de solidaridad espontáneo que es probable que no se repita, porque es una competencia y los participantes sobrevivirán a medida que los otros se eliminen. Es la tercera vez consecutiva que Herminia se salva de la eliminación estando en capilla.

Mercedes Pitta, abandonó anoche la cocina de MasterChef. La sopa paraguaya la puso muy nerviosa y no pudo superar la prueba.

Mercedes Pitta, abandonó anoche la cocina de MasterChef. La sopa paraguaya la puso muy nerviosa y no pudo superar la prueba.

La eliminada fue Mercedes Pitta, una joven estudiante de San Lorenzo, que quedó prácticamente paralizada cuando supo que tenía que cocinar sopa paraguaya.  No tenía ni idea de cómo hacerla y la presión que supone la presencia del jurado y las cámaras, la dejó prácticamente en estado de shock. Pese a las palabras de aliento y consejos de los miembros del jurado, se obnubiló y no supo salir del atolladero. Algunos de sus compañeros opinaron que la eliminada debió ser Herminia y no ella. En el mismo sentido que una gran parte de las participaciones que se pueden ver en las redes sociales. Pero Herminia, si bien cometió el elemental error de no munirse de los ingredientes, al final presentó un plato digno.

El programa de anoche presentó por primera vez para los cocineros el desafío de un trabajo en equipo. Debieron cocinar para una dotación de 100 bomberos, en una hora y media.  Un equipo debió preparar pollo con arroz y el otro pollo con fideo. Más fácil que andar a pie (como decía Fisiquito un profesor que nos enteramos era el papa de la chef Marietta Villamayor). La dificultad radicaba en el trabajo en equipo y en el ejercicio del liderazgo, ya que cada equipo tenía un capitán. Desastre total. No hubo orden ni organización alguna. El liderazgo estuvo ausente y los participantes demostraron estar aún muy verdes para trabajar bajo presión.

Salvo, el caso del pulpo, Masterchef hasta ahora es dificultad cero. Se pide a los concursantes preparaciones muy simples, vori vori, pizza, milanesa con sopa paraguaya, pollo con arroz, pollo con fideos. En consecuencia, no se ha visto nada sorprendente y a juzgar por el nivel de los participantes es poco probable que esto ocurra. Los miembros del jurado no tuvieron aun la oportunidad de valorar un buen sabor, una técnica novedosa o una presentación original. Falta un buen trecho de programa y alentamos la posibilidad de que surja alguien que pueda ostentar con altura el título de primer masterchef de Paraguay.

Pero Masterchef, no es solo un concurso de cocina, es antes que nada un programa de televisión que busca entretener y en ese sentido cumple con creces su cometido. Mantiene en vilo a la audiencia, gracias a una cuidadosa edición y a una producción que tiene en cuenta hasta los más mínimos detalles. En cuanto a gastronomía,  ha estado derrapando en bajos niveles y no le queda opción que la de apuntar más alto.

Comments

comments

COMENTAR

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *