La Gran Manzana tiene Sabor Guaraní

27 octubre, 2015
12187651_930747703660839_793749391948195906_n

Nancy Ojeda junto a su hija Natalia posan junto a unas amigas, en el frente del restaurante el día en que se habilitó al público.

Allí, en el ombligo del mundo. Allí, dónde la intrascendencia no se puede concebir. En el 40 04 del Bell Boulevard, Bayside, los neoyorquinos podrán encontrarse con un pedacito de tierra guaraní, dónde la cocina típica paraguaya tendrá un grado de exposición internacional que nunca tuvo. Y que se merece. Es fruto de la historia de una mujer y su familia que alguna vez pensó, estando lejos de su país, que podría hacer un gran negocio con la frase Yo amo al Paraguay.

La cosa viene de esta manera. I love Paraguay, el exitoso restaurante paraguayo de Nueva York llegó al momento en que estaba en condiciones de crear vástagos e incluso de tratar de mejorar la raza. Decidió que su ambiente familiar y familiero, debía transformarse en uno más internacional y cosmopolita. Más “finoli” que tradicional, pero conservando la esencia de la gastronomía paraguaya.

otra vista general

El pequeño salón de Sabor Guaraní. Decorado con grandes fotos alusivas a nuestro país. Al fondo la barra.

Así nació hace pocos días, el bar restaurante Sabor Guaraní, también ubicado en el Condado de Queens, pero a unos 20 kilómetros de distancia de I love Paraguay. En una zona minada de restaurantes, sobre una gran avenida, la más importante del Bayside,  llena de locales comerciales, en dónde los gastronómicos son absoluta mayoría. Cuadras y cuadras de edificios de poca altura, con locales en planta baja, al estilo de nuestra avenida Eusebio Ayala.

La zona está habitada generalmente por anglosajones, es un área residencial y por lo tanto con una población con mayores ingresos. Abundan los espacios verdes, está al borde de una bahía  y se encuentra cerca del City Field de los Mets, el equipo de beisbol de la ciudad. No es Manhattan, pero está allí, en la capital del mundo, en la Gran Manzana.

barra de sabor guarani

La barra de Sabor Guaraní. El restaurante estará abocado a los tragos, a la música a la juventud, según nos comentaron.

El local se inauguró recientemente, el 22 de octubre para ser más exactos. El día en que cumplió años Nancy Ojeda, no sabemos cuántos, pero sí sabemos qué hace 15 se radicó en Nueva York. Pero todavía no se realizó el Grand Opening, porque “lo estamos haciendo gradualmente, aún tenemos muchísimo que mejorar para estar como queremos, necesitamos un poco más de tiempo”, según nos reveló ella, que es el alma mater.

En principio se abrirá de 11:00 hasta las 23:00, no tienen aún un horario definitivo en razón de que la licencia para vender licores la tienen a prueba durante un mes y luego el gobierno de la ciudad le liberara el horario para poder abrir de jueves a sábado hasta las 02:00 am, o más.  “La verdad, es que no pudimos encontrar un lugar mejor que este”, acota Nancy.

Se trata de un local con capacidad para 40 personas sentadas, al igual que I Love Paraguay pero se diferencia en que Sabor Guaraní tiene una barra para 10 personas más  y se va a enfocar más a la venta de licores como dicen allí. I Love Paraguay solo tiene licencia para la venta de vino y cerveza.  “Vamos a enfocarnos en el bar, la música y la juventud. Y los sábados vamos a contratar a un Dj paraguayo porque la zona es muy concurrida, hay gente de todas las edades caminando por la calle”.

familia ojeda

Nancy Ojeda junto a su esposo Carlos y sus hijos Fabrizio y Natalia.

La oferta gastronómica de Sabor Guaraní será la misma que ofrece su hermano mayor I Love Paraguay. Es decir platos tradicionales, como milanesas, bife a caballo, marinera, parrilla completa, ñoquis y tallarín, sopas de vori vori, puchero, pescado y los famosos sándwiches, de lomito (el más solicitado), de milanesa  ya sea de carne vacuna o de pollo. No hay que olvidar a la sopa paraguaya, chipa guazú, mbeju, chipa almidón y las empanadas de carne, pollo y jamón y queso.

También están los postres y entre ellos, el flan de leche, el budín de pan, el arroz con leche, el dulce de mamón. Y para el cocido y el café, pastafrolas, alfajores y torta de miel negra.  En fin, es la misma oferta de I Love Paraguay, pero en otro entorno y diferente ambientación. Y nos revela Nancy que los precios serán los mismos.

¿Cuál es el motivo por el que encaran este proyecto?, preguntamos a Nancy. “Y el motivo de este nuevo emprendimiento es que mis hijos ya están preparados para enfrentar este desafío, y lo están haciendo muy bien”. ¿Y cómo los financiaron? “Exclusivamente con el ahorro familiar”.

Comments

comments

COMENTAR

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *