Nace una nueva estrella entre los tintos argentinos

30 septiembre, 2014
tapa revista verdadera

Esta es la portada de la última edición de la revista inglesa Decanter.

En su último número la revista inglesa Decanter asegura que el cabernet franc es actualmente la estrella de los vinos tintos argentinos y vaticina que en el futuro podría suceder al malbec en la consideración mundial. Anteriormente en un artículo para The Wine Advocate Robert Parker puso el mejor puntaje a un vino argentino de esta variedad.

En su último número la revista inglesa incluyó como principal titular de tapa un artículo referente a la calidad “verdaderamente excepcional” del cabernet franc. Para el efecto realizaron una cata de 46 vinos argentinos, una de las más completas realizadas sobre dicho varietal, mediante la participación de tres jueces de reconocida solvencia profesional.

De los 46 vinos catados, 5 obtuvieron tuvieron una calificación de sobresalientes, 18 altamente recomendables, 19 recomendables, 5 justos y 1 pobre. Los cinco vinos destacados de la degustación, corresponden a las zonas de Gualtallary y Vista Flores.

“Creo que hemos encontrado una estrella realmente única para Argentina, es casi como un factor X. Ahora tenemos la responsabilidad de difundirla”, dijo después de la cata Angela Mount una experta en vinos, y principal responsable del sitio on line www.YourFavouriteWines.com, que se dedica a la venta y recomendación de vinos.

El periodista chileno y editor de la publicación Descorchados, Patricio Tapia, otro de los jurados, sostuvo en la publicación que “estos resultados son fantásticos. Fue un día histórico. Esta fue la degustación más completa de cabernet franc”.

Por su parte, Phil Crozier, dueño de la cadena de restaurantes Gaucho, sostuvo: “Fue una revelación para mí, ha sido una de las mejores y más placenteras degustaciones de vino argentino que he hecho. Es decir, sabía que el cabernet franc argentino es muy bueno, pero me han sorprendido los vinos por su profundidad y consistencia”.

Crozier es un profundo conocedor de la producción vitivinícola argentina, visitó muchas veces ese país y en los restaurantes Gaucho (onda argentina) que tiene en Gran Bretaña, incentiva el consumo de los productos argentinos.  “Si tuviera un mensaje para los productores de vino de Argentina, diría: rompan con todo, empiecen de nuevo y planten cabernet franc”, dijo finalmente a manera de mensaje final.

Durante la última edición de la Premium Tasting, realizada el 14 y 15 de agosto pasados en Mendoza, una de las charlas más importante, fue la “Caberent Franc, ¿el del fin del Malbec?”, donde el enólogo Alejandro Vigil –responsable de los vinos de Catena Zapata, entre muchos otros- y el periodista chileno Patricio Tapia, intentaron explicar cómo el Cabernet Franc es la variedad que está reinventando el vino argentino.

Para Vigil, la clave del Franc no es tanto la capacidad de la variedad para hacer vinos de expresión aromática y boca jugosa. “La clave, sostuvo, está en que la uva es plástica, es decir, que se adapta muy bien a muchos terruños y que da vinos diferentes en cada caso”, expesó en aquella oportunidad a los medios de prensa.

Algo que Tapia refrendó con ejemplos franceses. Pero lo que es más importante, es una variedad con personalidad indefinida en el mercado argentino, lo que permitió a los enólogos trabajar sin preconceptos sobre lo que esperaría el consumidor. De ahí que hoy, con el nombre de Franc, se encuentre en el mercado un estilo nuevo.

Los especialistas dicen que el Cabernet Franc es una de las variedades de mayor calidad y fama que se cultiva en todo el mundo y se adapta mejor a climas cálidos. Es muy parecido al Cabernet Sauvignon, pero brota y madura al menos una semana antes, este rasgo le permite prosperar en climas un poco más fríos.

La vid es vigorosa y erguida con hojas de color verde oscuro y de cinco lóbulos. Las uvas son muy pequeñas y de un color azul oscuro con piel muy fina. Su brote temprano plantea el peligro vitivinícola del corrimiento temprano en la estación de crecimiento. Rica en taninos y colores, es muy adecuada para la crianza

Es utilizado en trasiegos o cortes con el Cabernet Sauvignon para suavizar la agresividad y el color intenso, y acelerar el envejecimiento. El vino de Cabernet Franc tiene menos cuerpo, menos color y es menos ácido, pero es más aromático.

Dependiendo del lugar de cultivo y el estilo algunos aromas que esta variedad puede desarrollar son: picantes, tabaco, frambuesas, cassis y algunas veces incluso violetas.

Forma parte de los grandes cortes del mundo. En los últimos años, algunas zonas, como el Friuli, Italia, aumentaron su producción. En la zona de Bordeaux, Francia, es una uva muy cultivada específicamente para assemblages, en el Nuevo Mundo vitivinícola se localiza en California, Argentina, Australia y Nueva Zelanda. En Canadá con los Ice Wines y en Estados Unidos con algunos tintos californianos.

En Argentina de ser una variedad que se usaba para vinos de corte comenzó a vinificarse como varietal en los últimos años. De las casi 700 hectáreas implantadas en Argentina, Mendoza cuenta con 468 hectáreas, San Juan con 128 y el resto están diseminadas por varias regiones productoras del país.

Comments

comments

COMENTAR

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *