Las copas guardan el secreto del vino

1 abril, 2019
Las copas Riedel de la línea Perfomance, tienen un efecto óptico que dan la impresión de que tienen rayas verticales. Tienen una mayor superficie interna que ayuda a mejorar la oxigenación de los vinos.

Las copas Riedel de la línea Perfomance, tienen un efecto óptico que dan la impresión de que tienen rayas verticales. Tienen una mayor superficie interna que ayuda a mejorar la oxigenación de los vinos.

Riedel, el fabricante de copas, sigue en su labor de mejorar el disfrute de los vinos. Recientemente, presentó aquí su nueva línea de copas Perfomance, que al ya conocido efecto que tienen sobre el sabor y el aroma de esa bebida le agrega ahora un impacto óptico visual para mejorar la percepción organoléptica del vino.

En un Tasting Event realizado la semana pasada en el local de In Vino Veritas, Christian Valdejulli, Sales Vicepresidente Latam y Caribe de Riedel, presentó a un selecto grupo de invitados las nuevas copas de la línea Perfomance.  Lo primero que llama la atención de los nuevos productos es que tienen un efecto óptico que parece que las copas tienen rayas sigue produciendo una sensación visual diferente.

“El impacto óptico único de las Perfomance no sólo añaden un aspecto visual agradable a la copa, si no también aumentan la superficie interna permitiendo al vino abrirse mejor y mostrar plenamente todos sus aromas y sutiles matices. Las formas de las copas de varietal específico cuando se combinan con el impacto óptico, entregan el máximo disfrute”,  señalaba Christian Valdejulli durante la presentación.

Riedel fabrica copas para diversos varietales de vino. El principio que maneja es que la forma de la copa determina como se recibe la bebida en la boca y a qué papilas gustativas de la lengua se dirigen en primer lugar. La forma también tiene que ver con los aromas que uno percibe. Cada varietal tiene una copa específica y eso hace que cambie totalmente la forma del disfrute del vino.

En esta ocasión Riedel presentó sus copas Perfomance destinadas a los siguiente varietales:  Chardonnnay, Savignon Blanc, Pinot Noir y Cabernet Merlot. Los presentes pudieron comprobar los diferentes matices que tenían los vinos de acuerdo a las copas que se iban utilizando y así testear los distintos efectos que provocaban.

Christian Valdejulli, representante de Riedel para America Latina y el Caribe probando como la forma de las copas cambia la forma de disfrutar el vino.

Christian Valdejulli, representante de Riedel para America Latina y el Caribe probando cómo la forma de las copas cambia la forma de disfrutar el vino.

Las copas Perfomance son fabricadas a máquina, son ligeras, duraderas y aptas para lavavajillas, son manufacturadas en brillante cristal fino y presentan pies finos y bases grandes y estables. Todas tienen la misma altura y una base de 10 centímetros de diámetro.  “El flujo de la bebida en la boca, cambia de acuerdo al diámetro de la copa. Así se puede dirigir el vino de acuerdo a la forma de la copa, y eso afecta al sabor y el aroma del vino”.

Riedel es una marca familiar austriaca, que desde 1776, se dedica a la producción de cristales, y fueron los primeros en fabricar copas de cristal para la degustación de vinos, en el año 1967. Actualmente, está presente en 135 países. Perfomance es el resultado de investigación, desarrollo y experiencia de tres generaciones en la creación de cristalería funcional de variedad específica de uva.

Las detalladas investigaciones de la familia Riedel que tenían como meta mejorar la experiencia organoléptica del vino, revelaron que aumentar el área de superficie interna de la copa tenía un impacto positivo en la percepción del bouquet y el sabor del vino. Pero no solamente crean copas para vinos, también incursionan en productos para otro tipo de bebidas alcohólicas, tales como el ron, tequila, mezcal, champagne, etc

Comments

comments

COMENTAR

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *