Miller busca potenciar aquí su “champagne”

23 octubre, 2018
La Miller High Life lleva en su etiqueta la inscripción The Champagne of Beers. En la parte superior de la botella se observa la icónica imagen Girl in the moon.

La Miller High Life lleva en su etiqueta la inscripción The Champagne of Beers. En la parte superior de la botella se observa la icónica imagen Girl in the moon.

Los representantes locales de la cerveza Miller trajeron al maestro cervecero de la marca para poner el acento en su etiqueta Miller High Life, realizando un evento especial para invitados especiales y representantes de la prensa donde se presentaron las bondades de esa bebida y sobre todo para apreciar sus cualidades como maridaje de conocidos y apreciados platos. La Miller High Life está considerada, por sus responsables, como el champagne de las cervezas.

Todo esto se desarrolló, el sábado pasado en la quinta Peña, un antiguo caserón que perteneció a Gaspar Rodríguez de Francia, ubicado en Trinidad, donde en un ambiente distendido y al aire libre se llevó a cabo lo que denominaron Miller High Life Park. Allí el invitado especial fue el Dr. David Ryder, el maestro cervecero de la compañía.

La cerveza Miller High Life es elaborada por Miller Brewing Co., en su planta ubicada en Milwaukee, Wisconsin, Estados Unidos. Se elabora gracias a una receta única que se viene utilizando desde 1903.  Esta receta contiene, malta de cebada de seis filas y lúpulos, junto con la cepa de levadura original traída de Alemania en 1855 por el creador Fred Miller. La etiqueta Miller High Life, está en nuestro mercado desde hace más de un año.

El Dr. David Ryder, maestro cervecero de Miller, dentro de la casa rodante donde se detalla la historia de la High Life desde 1903 hasta nuestros días.

El Dr. David Ryder, maestro cervecero de Miller, dentro de la casa rodante donde se detalla la historia de la High Life desde 1903 hasta nuestros días.

Mantener una marca con toda su tradición y esencia, que signifique algo para millones de personas, y para la cultura cervecera estadounidense, es tanto una responsabilidad como un viaje increíble”, dijo el Dr. Ryder quien desde 1.992 se unió a la Miller Brewing Company y hoy es el principal responsable de que se cumpla todo el proceso de producción y de velar por la preservación del sabor de ese producto.

“Existe un orgullo especial por restaurar un clásico, por llevar en el tiempo algo que no tiene fecha de expiración. Por eso consideramos todos los aspectos para que la historia de Miller High Life perdure. Desde mantener la receta original y hasta respetar cada color y elemento de la etiqueta”, expresó Ryder.

El maestro cervecero de Miller, comenzó su carrera en Associated British Malsters Ltd, Inglaterra y ejerció direcciones y gerencias en decenas de cervecerías antes de acoplarse a Miller. Allí, primero fue director de Investigaciones, luego de Investigación y Calidad y en agosto de 1995 fue vicepresidente de Elaboración de cerveza, Investigación y Control de Calidad. Posee un doctorado en Bioquímica por la Universidad de Bruselas, Bélgica y la Universidad de Ciudad del Cabo, Sudáfrica. Es presidente de la United States Brewers Academy (USBA) y fundador y CEO de Thirst LLC, una empresa de Beverage Innovation.

Al fondo la antigua casona que perteneció a Rodríguez de Francia. Ubicada en un inmenso jardín en un predio del barrio Trinidad. A la derecha al fondo la casa rodante y todo un entorno campestre destinado al evento de dicha cerveza.

Al fondo la antigua casona que perteneció a Rodríguez de Francia. Ubicada en un inmenso jardín en un predio del barrio Trinidad. A la derecha al fondo la casa rodante y todo un entorno campestre destinado al evento de dicha cerveza.

Durante el evento, los invitados pudieron conocer a fondo la historia de la cerveza Miller High Life mediante un circuito montado en una coqueta casa rodante de la marca, donde el Dr. Ryder iba dando las explicaciones correspondientes. También estuvieron presentes en calidad de embajadores de la marca Camila Morínigo, fotógrafa y Michael Goggin, chef quienes recientemente visitaron la fábrica en Estados Unidos.

La Miller High Life lleva en su etiqueta la inscripción The Champagne of Beer. Los voceros locales de la marca señalan que es porque tiene una receta única. La definen “como una cerveza de estilo americano y auténtica, reconocida por su consistencia, sabor e icónica botella de vidrio transparente”. Sostienen que representa “el mejor valor de la cerveza estadounidense, con una calidad muy apreciada por los bebedores más exigentes”.

Los que asistieron al evento pudieron disfrutar de la bebida acompañada de un maridaje que incluía, papas fritas, hamburguesas y pizza, a cargo de Ignacio Canillas. Como cierre del evento la banda The Monkers brindó un concierto y Jorge Ratti estuvo como Dj invitado. La conclusión es que Miller está tratado de posicionar esta etiqueta en un target de alrededor de 30 años, para arriba, donde el consumo esté más asociado al maridaje con algún producto gastronómico.

Comments

comments

COMENTAR

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *