La Famillia Rosso vino hacia el Paraguay

24 septiembre, 2018
Rodolfo Rosso presentó a los integrantes de la Familia Rosso, una bodega argentina que hizo su presentación oficial para nuestro país. Historia, tradición y familia conjugadas en excelentes vinos.,

Rodolfo Rosso presentó a los integrantes de la Familia Rosso, una bodega argentina que hizo su presentación oficial para nuestro país. Historia, tradición y familia conjugadas en excelentes vinos.,

La historia comenzó hace cuatro generaciones, en Piamonte, norte de Italia. Se trasladó luego a la Argentina y el que llegó hasta aquí fue el nieto Rodolfo quien días pasados contó acerca de su familia y de su tradición. Y de cómo convirtieron en realidad la bodega Familia Rosso  expresando sus valores en vinos de alta calidad. De esta manera realizaba el lanzamiento oficial en Paraguay con una cata exclusiva que tuvo lugar en el local de In Vino Veritas.

Rodolfo Rosso es el creador y propietario de la bodega Familia Rosso. Él representa a la tercera generación de una familia que está vinculada al vino. Sus hijos van por la cuarta generación. El nació, en Mendoza, Argentina, siendo el menor de tres hermanos. Su padre fue a su vez el menor de 9 hermanos en quién se trasvasó toda la cultura vitivinícola que había desarrollado su abuelo en Italia. Rodolfo creció entre los viñedos y mamó todo el proceso de la vitivinicultura.

Trabajó durante siete años en Santiago de Chile y durante 12 años en México. Pero en el 2011 regresó con su familia a Mendoza, para retomar su viejo amor por los vinos. Se instaló más precisamente en Agrelo, Luján de Cuyo. Y allí fundó un grupo inversor que desarrolla vinos jóvenes y de excelencia, casi exclusivamente para el mercado extranjero. Así llegó ahora a Paraguay y tuvimos oportunidad de degustar algunas etiquetas del portafolio de la mencionada bodega.

Rodolfo destacó por sobre todo el lugar donde están ubicados sus viñedos. Terrenos situados al pie de la cordillera de los Andes, con altitud de hasta 1.000 metros sobre el nivel del mar, instalados en medio de un paisaje donde el clima, la altura y la tierra conjugan a la perfección para que allí nazcan buenos vinos. Luján de Cuyo y Agrelo sobre todo son tierras de mucha nombradía para la vitivinicultura.

En la zona del Alto Agrelo comenzó a trabajar con un viñedo de 50 hectáreas. “Nuestra base es la fruta. Nuestro fuerte siempre ha sido trabajar calidad de fruta como la base para desarrollar grandes vinos”, cuenta. Recuerda que su padre tenía grandes plantaciones y comenzó a vinificar hace 27 años produciendo vinos a granel para grandes empresas como Bodega López, Escorihuela Gascón y la misma Catena Zapata.

Vinos reservas y gran reserva. En alguna de las etiquetas puede observarse la imagen de cuatro vendimiadores que reflejan las cuatro generaciones que se han dedicado a este proyecto.

Vinos reservas y gran reserva. En alguna de las etiquetas puede observarse la imagen de cuatro vendimiadores que reflejan las cuatro generaciones que se han dedicado a este proyecto.

En Agrelo, está el viñedo San José, un territorio especial al que se conoce como la heladera porque todo el frío de la zona se estaciona en esa ladera y se estaciona. Esto hace que el lugar tenga una gran amplitud térmica que les permite producir uvas de gran calidad. Esta zona es la principal proveedora de los vinos Familia Rosso. Allí están presentes el malbec, cabernet sauvignon, cabernet franc, syrah, sangiovese y chardonay. “No nos interesa hacer grandes cantidades de vino”, dice Rosso al mencionar que los excedentes venden a conocidas bodegas de la zona.

En ese lugar están proyectando una bodega con capacidad para guarda de 400 mil litros integradas en vasijas de acero inoxidable y barricas de roble. Y la construcción de la Casa del Viñedo que se dedicará a explotar el turismo enológico ya que tiene inigualables vistas de la cordillera por sobre los viñedos.

Familia Rosso, tiene varias líneas de vinos. Tuvimos la oportunidad de degustar la línea Familia Rosso Reservas en tres alternativas de varietales: malbec, syrah y cabernet sauvignon, que tienen 12 meses de guarda en barrica de roble. “Es una línea emblemática que muestran nuestra pasión por recrear el encanto de la vida, vinos con alta selección de uvas en vendimias controladas y al cuidado con nuestro trabajo agrícola durante todo el año”, expresaba Rodolfo.

También degustamos la línea Familia Rosso Gran Reserva. El Florencia Malbec, llamada así por la hija de Rodolfo que realizó la selección de barricas 100% malbec y el Franco Blend compuesto por malbec, syrhay y petit verdot gracias a una selección del otro hijo. Ambos vinos guardados durante 18 meses en barricas de primero uso de roble francés.  Se degustó igualmente dos espumantes de la línea Loma Alta. Todos los vinos fueron maridados con platos que fueron preparados por el chef José Torrijos y demostraron ser dignos representantes del lugar de donde provienen. Están representados por la firma Global Market.

Comments

comments

COMENTAR

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *