Rodolfo convirtió al surubí en morcilla

29 agosto, 2018
Lo que se ve en el medio de forma redonda y color oscuro es surubí. Un plato muy pintoresco preparado por Rodolfo Angenscheidt. Fotos de Loli Ferrés para Mandibula.

Lo que se ve en el medio de forma redonda y color oscuro es surubí. Un plato muy pintoresco preparado por Rodolfo Angenscheidt. Fotos de Loli Ferrés para Mandibula.

El lunes y martes pasado Tierra Colorada recibió al chef argentino Mauro Colagreco, uno de los mejores del mundo quien vino a cocinar junto a Rodolfo Angenscheidt y al uruguayo Federico Desseno. Si bien la estrella era Colagreco los mayores aplausos los recibió el Chapori, quién presentó un pintoresco plato cuyo ingrediente principal era el surubí. Las otras presentaciones no se quedaron atrás.

Colagreco es propietario del restaurante Mirazur, ubicado en la Costa Azul, Francia, muy cerca de la frontera con Italia, en la ciudad de Mentón. Está ubicado en el tercer lugar entre los 50 mejores restaurantes del mundo según la clasificación que cada año realiza la revista inglesa Magazine. Se trata del más importante cocinero que llegó a Paraguay, en toda su historia. Una celebridad gastronómica mundial que vino para una cena privada a puertas cerradas.

Fue una cena por pasos y en uno de los primeros platos de fondo, Rodolfo Angenscheidt presentó uno cuyo título era El Surubí se cree morcilla, yuyos de los Nivaclé. El surubí estaba recubierto por una capa oscura imitando al color del citado embutido. Para ello, utiliza tinta de calamar con lo cual creó una fina costra dura. El surubí fue tratado con ingredientes tales como alcaparras, jengibre y otros para tratar de amalgamar los sabores de mar y río. Y lo acompañó con unos yuyos utilizados por indígenas Nivaclé y cuyo uso está investigando.

Este plato es toda una joyita. En apariencia y contenido. Es una brandada de pacú con huevas, obras de Mauro Colagreco. Fotos Loli Ferrés para Mandibula

Este plato es toda una joyita. En apariencia y contenido. Es una brandada de pacú con huevas, obras de Mauro Colagreco. Fotos Loli Ferrés para Mandibula

“Pensé mucho para presentar un plato para esta ocasión tan importante y me decidí por algo que aportara alegría, sorpresa, que sea una innovación pero al mismo tiempo que fuera primer paso simpático”,  explicó Rodolfo Angenscheidt acerca de esta presentación gastronómica. Podría decirse que su plato fue el más aceptado de las dos cenas que se realizaron en Tierra Colorada.

Mauro Colagreco, por supuesto que no se quedó atrás, uno de sus platos fue la Brandada de Pacú con huevas. La brandada es como una pasta que se forma con la carne del pescado desmigajado y se le agregan los ingredientes elegidos. Lo tradicional es la brandada de bacalao. El chef argentino le agregó aquí encima las huevas, concentración de huevos de peces y especies marinas, de distintos colorados dando un atractivo colorido a la presentación.

El chef uruguayo Federico Desseno, tuvo la ocasión de preparar como uno de los postres Granita de apio, manzana y aguaribay. Este último producto, un árbol que crece mucho en su tierra y al que se conoce como la madre de la pimienta rosa.  También hubo otros platos como el Pacú marinado, Cucurbitáceas, Tortello de calabaza y salvia, Surubí Naranja y moringa. Y el postre de Chocolate con romero quemado.

Comments

comments

COMENTAR

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *