MasterChef abandona su nivel de tolerancia

29 agosto, 2018
Los concursantes que llegaron a la primera ronda de eliminación. Se fue Javier, el primero de la izquierda. El programa promete mayores competencias gastronómicas. Foto del Facebook oficial.

Los concursantes que llegaron a la primera ronda de eliminación. Se fue Javier, el primero de la izquierda. El programa promete mayores competencias gastronómicas. Foto del Facebook oficial de MasterChefPy.

Comenzó anoche la ronda de eliminaciones en el MasterChef, con un jurado que apunta a tener menos contemplación y consideraciones con los concursantes, tal como ocurrió en la primera edición del programa. El nivel de los concursantes ha mejorado con respecto al anterior pero tendrán una vara más alta que superar. El primer eliminado del concurso fue Javier quien no mostró capacidad ni voluntad para superar la primera gran prueba.

“Son platos mediocres para una competencia de MasterChef”, dijo Rodolfo Angenscheidt al comenzar el juzgamiento en la prueba de eliminación. Era la primera vez, (o por lo menos la primera vez que lo escuchamos) que se refería con tanta dureza y claridad a las presentaciones de los concursantes. “Aunque sean principiantes o amantes de la gastronomía tienen que esmerarse  un poco más”, agregó. Euge Aquino, otro miembro del jurado le dijo incluso a uno de ellos “quedate nomás en tu casa, no vengas más si no vas a mejorar”. Esto revela que habrá más exigencias en esta nueva edición del programa. Parecería que se acabó la tolerancia que habían tenido en el primer MasterChef Paraguay.

Y conste que es fácil advertir que los concursantes de esta edición exhiben una mayor capacidad gastronómica, a la hora de decidir las recetas, cuando presentan sus platos y seguramente en el momento de probar el sabor, pero eso lastimosamente no está a nuestro alcance verificarlo.

La prueba a la que se sometieron anoche los que fueron a ronda de eliminación fue que tenían que cocinar un plato que tuvieron como ingrediente y protagonista principal a la papa. La sola enumeración de algunas de las preparaciones que hicieron los concursantes, ya nos da una idea de que tienen una mejor preparación que aquellos que se presentaron en la primera edición.

Pétalos de papa con colchón de pollo salteado, sopa caliente de papas, puerro y cebollas; Milhojas de papa, rellena con carnes y verduras; Ñoquis de papa con salsa roja, Torre de papas con bechamel y chips de queso; Lasagna de papas con carne vacuna. Aun así, todos estos platos fueron considerados muy básicos por los miembros del jurado y motivó aquellas expresiones de Angenscheidt.

Finalmente, la eliminación se decidió entre Sara Cheblis y Javier Manera. La primera preparó unos interesantes ñoquis de papa con salsa roja, todo muy bien pero con un error capital, no tenía sabor ya que no le había puesto sal. “No podes servir un plato que no probaste”, le espetó contundentemente Euge. Y Javier, presentó un sencillo pastelón de papa, sin más de nada. Ni una guarnición de acompañamiento, por más que tuvo mucho tiempo para prepararlo. Y ni siquiera estaba correcto. Cuando recibía las devoluciones del jurado, tampoco demostró mucha voluntad para explicar o justificar su plato, ni para argumentar por qué participaba en MasterChef.

En el primer desafío de la noche se destacaron con los mejores platos Fernando Ramírez, Nancy Talavera. Ambos cocinaron pollos rellenos en una prueba donde los concursantes eligieron libremente las recetas que iban a preparar. También en esta ocasión se pudo apreciar un mejoramiento en la formulación de las recetas, la preparación y la presentación de los platos.  Y como ejemplo citamos algunas de ellas: Pollo al ajillo con arroz a la cúrcuma; Surubí al horno con manzanas verdes y vegetales grillados; Filetes de tilapia con salsa de queso y vegetales al vapor; Lomito de cerdo relleno con arroz al curry y  Ravioles rellenos de pollo con salsa de queso.

Dos aspectos nuevos están quedando claros en esta nueva edición del MasterChef. Uno, el mejor nivel de los participantes y dos el mayor nivel de exigencia que están demostrando los miembros del jurado. Se está todavía lejos de un rango de tolerancia cero, pero por el momento basta y sobra con que los cocineros aficionados demuestren su amor a la cocina con mayores conocimientos y dedicación y no solamente con su participación en el programa.

Comments

comments

COMENTAR

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *