Una cerveza que nació para ayunar y maridar

7 junio, 2018
Salvator, la dobule bock de Paulaner, que busca conquistar el paladar de los paraguayos. A la tradicional calidad cervecera alemana se suma un sabor diferente y un tenor alcohólico que piden un maridaje.

Salvator, la dobule bock de Paulaner, que busca conquistar el paladar de los paraguayos. A la tradicional calidad cervecera alemana se suma un sabor diferente y un tenor alcohólico que piden un maridaje.

Parece contradictorio. Sin embargo, resume magníficamente la historia de una de las marcas de cervezas más afamadas del mundo. Originalmente, se creó para ayudar a no ingerir alimentos pero actualmente es difícil consumirla sin llevar algo a la boca. Pide algo para comer. Por sus características es ideal para el maridaje. Estamos hablando de una nueva variedad presentada en nuestro mercado por Paulaner: la cerveza Salvator.

SALVATORE. Eso es lo que fue para los monjes paulinos. Como no podían consumir alimentos sólidos en el tiempo de Cuaresma y eran muy estrictos en el cumplimiento de esta norma aplicaron el viejo lema de “pan líquido no rompe el ayuno”. Y como debían reponer muchas energías ante el duro trabajo que realizaban, crearon una cerveza fuerte. Así nació Salvator que en alemán Sankt Vater equivale a decir “cerveza del Santo Padre”.  El pan y la cerveza llevan los mismos ingredientes (cebada, agua y levadura) y como en otros casos, no se sabe cuál fue el primero, si el huevo o la gallina. Lo cierto es que la cerveza para muchos es el pan nuestro de cada día.

UBIQUEMONOS. Esto ocurría poco después de la Edad Media, en el sur de Alemania, en la zona de Baviera, hasta donde habían emigrado los monjes paulinos desde el sur de Italia, Específicamente en el monasterio de Neudeck ob der Au. La cerveza que los monjes no consumían la ofrecían como limosna a la población del lugar y una parte de la producción la vendían a través de las bodegas del monasterio. Tanto gusto causó la cerveza que pronto generó la protesta de los cerveceros locales quienes dirigieron una nota a las autoridades del lugar para que prohíban la venta de la cerveza del Santo Padre. No tuvieron éxito.

PERO SÍ PAULANER. La citada nota que data del 23 de febrero del año 1.634 es considerada la fecha de nacimiento de Paulaner ya que es el documento más antiguo que se refiere a la fábrica de cerveza. Con la cerveza Salvator comienza la historia de ésta y se sigue fabricando la misma bebida como hace 375 años, usando la receta tradicional. Pero Paulaner produce otros tipos de cerveza y hoy es toda una potencia en Alemania y el mundo. Representa la tradición cervecera de Munich, auspiciante oficial del Oktoberfest y del Bayer Munich. Presente en más de 70 países, incluyendo por supuesto Paraguay.

Nico Benavente, Brand Manager de Paulaner, junto a Hugo Caballero y Stela Martínez de Kitchen Lab, durante la degustación maridaje de Salvator.

Nico Benavente, Brand Manager de Paulaner, junto a Hugo Caballero y Stela Martínez de Kitchen Lab, durante la degustación maridaje de Salvator.

EL FUERTE DE LA CERVEZA.  Salvator fue la primera cerveza fuerte del mundo y hoy día es una de las mejores en el estilo doble bock. Tiene un alto contenido alcohólico, casi 8% y es de baja fermentación. Se elabora con una malta oscura conocida como malta de Munich. Es lo que da el color que tiene, un marrón oscuro tirando al ámbar. Está dominado por aromas y sabores de malta y su espuma es compacta con un ligero color caramelo. Su sabor denota una tonalidad dulce muy suave por donde aparece gusto a chocolate. Es sumamente sabrosa. Lo degustamos durante una presentación que hicieron en Kitchen Lab. Delicada y equilibrada. Eso sí, sus casi 8% de alcohol nos hace pensar en esa “cevecha que che chuve a la cavecha” como cantaba Palito Ortega (¡Que viejazo!). Y pensamos, ¿cómo terminaban los monjes paulinos, que encima tenían que estar en ayunas?.

FELIZMENTE. Felizmente nosotros que estábamos en Kitchen Lab y donde el chef Hugo Caballero preparó un menú que resultó en un maridaje perfecto. Nos dio la bienvenida con un pan de nueces, coronado con un chorizo toscano con especias y copa de Salvator. El plato principal fue un lomito vacuno macerado en costra de pimientas sobre un doble colchón, debajo de todo una salsa de Dijon y en el medio un risotto con lascas de Parmesano, con guarnición de champignones salteados, tomatitos y choclos asados. Y otra copa de Salvator. El postre fue una combinación de ciruelas asadas, compota de arándanos, helado de crema y crocante de vainilla. Y un vaso de jugo de peras (Salvatore).  La cerveza es ideal para maridar con un plato fuerte (carnes por ejemplo). Para degustar, casi casi como una copa de vino.

Un plato ideal, no sólo para la foto sino para el maridaje con Salvator. Lomito macerado con costra de primientas, risotto con lascas de Parmesano, champignones asados y salsa de Dijon.

Un plato ideal, no sólo para la foto sino para el maridaje con Salvator. Lomito macerado con costra de primientas, risotto con lascas de Parmesano, champignones asados y salsa de Dijon.

NO ES PARA CHUPAR. ¡Ojo muchachos! No es como para llevar cajas de esta cerveza al partido de fútbol con los perros. En todo caso consúmanlo después, no antes ni durante.  Hay que cambiar totalmente el sentido habitual del consumo. Nico Benavente, Brand Manager es totalmente consciente de ello. “Con Salvator no queremos lograr volumen, queremos contar historias y generar experiencias de consumo. Queremos que la gente conozca la historia, pruebe el  sabor. Hoy el paraguayo ya no se casa con una marca, y tiene muchas ocasiones de consumo.  Salvator es una cerveza Premium, no te compras diez botellas, sino una de acuerdo a la actividad que vas a realizar”. Salvator viene en botellitas de 300 ml y cuesta alrededor de 10.000 guaraníes.

EN PARAGUAY. Paulaner está en nuestro mercado desde el 2011 y actualmente ofrece a la venta cuatro variedades. La  Weißbier, cerveza de trigo que es la que más se vende, la Lager, la Dunkel y la Oktoberfest, edición limitada solo para los festejos del Oktoberfest. Ahora se suma Salvator, que junto a Dunkel son cervezas de invierno ya que no requieren consumirse muy frías. “Nos decidimos a traer esta cerveza porque creíamos que era el momento adecuado, no solo por el clima sino porque el paladar del paraguayo ya se está acostumbrando a la cerveza distinta, una cerveza con mucho cuerpo, con alto contenido de alcohol”. También produce cervezas sin alcohol y con bajas calorías pero esas variedades aún no se encuentran en nuestro país.

Ciruelas asadas, compotas de arándanos, frutos secos, crocante de vainilla y helado de crema. Otra propuesta para acompañar a Salvator.

Ciruelas asadas, compotas de arándanos, frutos secos, crocante de vainilla y helado de crema. Otra propuesta para acompañar a Salvator.

DATOS INTERESANTES

  • Los monjes no pudieron servir oficialmente su cerveza Salvator hasta 1780, año en el que el príncipe elector Carlos Teodoro probó una jarra de la bebida y quedó completamente cautivado.
  • En 1.837 La Salvatore se convierte en artículo de lujo por decreto del rey bávaro Luis I.
  • En 1896, habida cuenta de los innumerables imitadores, solicitan a la oficina imperial de patentes de Berlín la protección de la denominación “Salvator”.
  • La Oktoberfest es la mayor fiesta popular del mundo y reúne cada año a más de 6 millones de visitantes. La cantidad récord de unos 7 millones de litros de cerveza se sirvió en 2010. Paulaner es el auspiciante oficial.
  • En el 2016 por primera vez en la historia Paulaner exporta 1 millón de hectolitros en el mundo.

Comments

comments

COMENTAR

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *