La fama del gin tonic catapultó a Tanqueray

13 abril, 2018
El gin tónic clásico lleva una medida de Tanqueray, hileo y agua tónical. A veces un twist de limón. En esta versión el barman le agregó un poco de romero que fue sopleteado para avivar su aroma.

El gin tonic clásico lleva una medida de Tanqueray, hielo y agua tonica. A veces un twist de limón. En esta versión el barman le agregó un poco de romero que fue sopleteado para avivar su aroma.

NOTA PATROCINADA.

 

La ginebra o el gin como vulgarmente se la conoce nunca estuvo entre las bebidas alcohólicas más conocidas y populares. Pero en los últimos años, a caballo de la popularidad que adquirió el gin tonic  pasó a constituirse en un punto de referencia. Y así fue que Tanqueray un gin Premium comenzó a ocupar un puesto de privilegio entre los destilados en las estanterías de los bares que hacen gala de una buena coctelería.

El gin tonic tampoco era un trago muy famoso. Es sí un clásico y la ginebra es la base alcohólica de numerosos tragos emblemáticos, pero normal, nada que saliera de los cauces. Pero, en los últimos años adquirió una preeminencia, una especie de fiebre universal que en nuestro medio hizo que se haya constituido en la vedette de las últimas temporadas. Lejos quedaron los tiempos en que se preparaba con la única marca de ginebra que existía en el mercado local y con Paso de los Toros, la única marca de agua tónica.

Hoy día la “fiebre” del gin tónic hizo que aparecieran varias marcas de agua tónica y varias marcas de gin, entre ellas, Tanqueray, una bebida Premium, que es el gin preferido por los bartenders, y no sólo en nuestro país. De ser consumido sólo por hombres mayores hoy es uno de los preferidos de los jóvenes, hombres y mujeres. Su aromático sabor y la frescura que tiene convierten a este trago en un preferido para nuestro clima.

La historia de Tanqueray comienza el 27 de Marzo de 1810, fecha en que nació Charles Tanqueray, quien según los datos históricos estableció una destilería en el centro de Londres en 1830, cuando apenas tenía 20 años. Tenía ideas atrevidas para su época. Quería lograr una ginebra sorprendente y al mismo tiempo fácil de tomar. Se trata de un alcohol neutro obtenido de la destilación de granos pero su secreto consiste en la meticulosa selección de los productos botánicos (hierbas) utilizadas en su composición: enebro, angélica, coriandro (cilantro) y regaliz. La estricta selección de los productos botánicos hacía que sólo el 10% de todos los productos botánicos que recibían, tenían la calidad para incluirse en el gin.

Charles Tanqueray falleció en 1868, pero su hijo continuó con el sueño de su padre. La compañía creció, la ginebra comenzó a estar presente en las principales tiendas del país y las colonias británicas, hasta ser reconocida poco a poco internacionalmente. Y aunque entre finales de los ochenta y principios de los noventa dejó de trabajar en la compañía el último miembro de la familia Tanqueray, el tataranieto del fundador, la ginebra ha mantenido intacta su esencia. La receta sigue utilizando la misma combinación de los cuatro botánicos descubiertos por Charles Tanqueray en 1830.

Para preparar un Tanqueray Tonic se necesitar una copa balón o una copa de vino o un vaso con boca ancha para poder captar los sabores y aromas de la bebida. El recipiente se debe llenar de hielo y agregar 50ml de Tanqueray, luego completar con tónica. Se puede aromatizar con piel de limón real o rodajas de limón Tahití, que reforzará los aromas y dará un extra de frescura al trago.

Comments

comments

COMENTAR

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *