Una eslovena es la mejor chef del mundo

24 enero, 2017
Foto de: http://www.hisafranko.com

Ana, nunca fue a una escuela de gastronomía, todo lo que aprendió lo hizo prácticamente sola. Foto de: http://www.hisafranko.com

Ana Roš fue nominada como la Mejor Chef Femenino del Mundo y recibirá su distinción en la decimoquinta ceremonia anual de 50 Mejores Restaurantes del Mundo en Melbourne, Australia, el miércoles 5 de abril. Después de Melania Trump es la segunda eslovena que da que hablar en todo el mundo. Ingresó al mundo de la gastronomía de casualidad para hacerse cargo del restaurante de sus suegros sin ningún conocimiento previo.

Nunca se propuso llegar hasta aquí en la cocina. Su destino estaba marcado hacia el mundo de la diplomacia pero sus estudios se truncaron cuando conoció a su esposo Valter y decidió hacerse cargo de Hiša Franko, el restaurante familiar de sus suegros ubicado en el Valle de Soča, en Eslovenia cerca de la frontera con Italia y Austria.  No pensaba renunciar a su carrera pero 20 años después, protagonizó su propio episodio de la serie de éxito de Netflix, Chef’s Table, y fue votada por sus compañeros como Mejor Chef Femenino del Mundo.

Roš no nació con un deseo particular o la pasión por la cocina pero ella se destacaba en todo lo que hacía, habla cinco idiomas e integró la selección yugoslava de esquí hasta los 18 años y tiene un grado en ciencia internacional y diplomacia, y así fue que convirtió al restaurante local Hiša Franko en un lugar que atraería la atención internacional, con la introducción de platos creativos basados en los ingredientes locales. El cambio provino de la curiosidad y el deseo de jugar con los productos de la región.

Su suegra tenía un jardín y un lago desde el cual pescaba truchas para alimentar a la familia, pero no utilizaba estos ingredientes en el restaurante. Veía cómo los granjeros utilizaban castañas para alimentar a los cerdos y jabalíes. Introdujo estos ingredientes en el restaurante, adoptando un enfoque de “cero kilómetros” y construyendo una cadena alimentaria de alrededor de 60 personas, lo que a su vez ayudó a la comunidad a restablecer las tradiciones perdidas. Comenzó a aplicar y combinar ingredientes, creando hermosos platos como la trucha y el hígado con espárragos blancos y pomelo rosado, mientras que Valter, que también se desempeña como sommelier, empezó a envejecer el queso Tolmin local en su bodega.

Créditos de la imagen: www.theworld50best.com Suzan Gabrijan

Los platos de Ana se caracterizan por la utilización de productos locales, con una filosofía de kilómetro cero. Imagen del www.theworld50best.com, Suzan Gabrijan

En una entrevista publicada por The World 50 Best, Roš contaba que cada vez que su marido cometía una falta, se disculpaba llevándola al restaurante La Subida, situado en el lado italiano de la frontera, que fue el que más influyó en la carrera de Roš. “Cuando quería disculparse -y tenía que hacerlo a menudo porque siempre llegaba tarde- me llevaba a ese restaurante y que me haría correr el corazón. Pasaba dos horas en el baño preparándome para este gran evento. Aun lo hago; A veces cuando queremos tener esa sensación familiar, vamos a La Subida. Hoy en día, la comida es un poco simple para un restaurante con estrellas Michelin pero no ha cambiado, yo he cambiado”, cuenta.

Sus comienzos en Hiša Franko eran un caso de ensayo y error – ella y Valter, el sommelier, perdieron a la mayoría de los huéspedes existentes del restaurante y lucharon financieramente para salir adelante. Roš nunca se había entrenado como chef y carecía de las habilidades básicas que se aprenden en las escuelas de cocina, así que se enseñó a sí misma viajando y comiendo en otros restaurantes, incluyendo La Subida. Veinte años más tarde, se ha gano una reputación muy respetada para el restaurante mediante la reactivación de productos cultivados localmente y su incorporación en platos como ravioles de lúpulo con seso de cabrito. Los amantes de la comida viajan desde muy lejos para experimentar sus menús de degustación de cinco y nueve platos.

Aunque no hay estrellas Michelin en Eslovenia y el país está algo ensombrecido por los éxitos culinarios de sus vecinos – Italia y Austria, en particular – Roš ha impulsado Hiša Franko en la etapa gastronómica mundial y se ganó su lugar entre los mejores cocineros del mundo. El acogedor restaurante familiar, situado en un idílico entorno rural con vistas al exuberante valle de Soča, ahora atrae a clientes de todo el mundo para degustar los únicos menús de prueba de cinco y nueve platos de Roš.

Diseño sin título

Ana Roš y su esposo Valter, chef y sommelier de Hiša Franko. Fotos obenidas del sitio web oficial del restaurante.

La gente todavía ve a Eslovenia como una pequeña provincia del Imperio Austro-Húngaro y a veces tenemos gente que viene al restaurante pensando:” ¿Quién dijo que Eslovenia podría tener buena comida? “, Dice ella. “Después de Netflix, esto cambió completamente porque la gente sabía que la comida iba a ser buena. Ellos eran curiosos, y eso me dio la libertad de crear. Cuanto más creativa era, más felices eran los invitados.”

La afluencia de viajeros inquisitivos gastronómicos también trajo el turismo a los restaurantes vecinos y otros vinieron simplemente para experimentar el hermoso paisaje rural visto en la pantalla. Roš está dispuesta a aprovechar la oportunidad para mostrar lo mejor que su país tiene para ofrecer, pero también es cautelosa sobre el uso de su nueva fama. Su padre le ha perdonado desde hace mucho tiempo por no seguir el camino de un diplomático; Su madre todavía no está convencida. Pero ella solo piensa en cocinar.

Fuente: http://www.theworlds50best.com/

Comments

comments

COMENTAR

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *