El almacén de las baguettes

1 octubre, 2014
otra baguette

Un simple sandwich de jamón y queso se convierte en una verdadera delicia en el Almacén del Plata. El secreto y ya no tanto es que utilizan un pan baguette importado de Francia en forma congelada y regenerado al momento.

Días pasados, un amigo francés me citó para encontrarnos en el Almacén de las Baguettes. Como no quería pasar por despistado, fingí conocer el lugar mientras rebobinaba en la mente algún dato para ubicarlo. Terminé por preguntar, dónde queda?. Y ahí el amigo cayó en la cuenta de que se refería al Almacén del Plata, pero que él inmediatamente identificaba con los sándwiches de baguettes, tan excelentes y tradicionales en su país.

La baguette, es un pan francés, pero en este caso, es un pan hecho en Francia. Importado, en forma congelada a nuestro país y que los muchachos del Almacén del Plata, regeneran, hornean y hacen con él un sandwich de puta madre (Barsotti dixit), no sólo por la excelencia del pan sino también por todos los delicatessen que uno puede pedir para que lo pongan dentro del pan.

Esta anécdota de la baguette resume en cierta manera, la naturaleza y el espíritu del recientemente habilitado Almacén del Plata (Dr. Morra casi Tte. Vera). Por un lado, la búsqueda e investigación dentro del mercado local de los productos más exclusivos y exquisitos que se producen internamente o que son traídos del extranjero, pero que normalmente es difícil encontrar si uno no es un comprador avezado.

En segundo lugar, está el espíritu de servicio. Al frente aparece Roberto Dios, un argentino, que se desvive por atender a los clientes, asesorando acerca de los productos que ofrecen, de los que van a ofrecer y de los que conviene consumir. Sus tablas de quesos y sus sándwiches de baguettes son su carta de presentación.

almacen del plata

Las tablas de queso son otro de los fuertes del local.

Y detrás de la computadora, Pipo Dios, hurga con paciencia de Nerd, la existencia de cuánta curiosidad y delicia gourmet esté al alcance del consumidor paraguayo. Conocedor de la realidad gastronómica de nuestro medio, sabe palpar exactamente hacia qué lado se dirige la preferencia y conoce los canales de venta y producción para munir al local de lo mejor.

El Almacén del Plata, es como un museo de exquisiteces. Hay vinos, pocos pero selectos, porque todo lo que allí se consume muchas veces requiere de un acompañamiento enológico. Hay también champagnes y otros productos destilados como whiskies y licores de todo tipo. Hay salsas para todos los gustos, condimentos extraños, mostazas exclusivas, aceites de olivas de renombradas procedencias, especias, conservas y aderezos.

Le han dedicado también una especial atención a la oferta de productos dulces, en particular las mermeladas y los chocolates. Estos últimos de las más renombradas procedencias y calidad superior.

La idea del local es que los clientes puedan encontrar allí, no sólo los más renombrados productos que uno puede adquirir en los supermercados o almacenes gourmets, sino sobre todo aquellos productos de calidad que no están en venta en los grandes canales de comercialización. Así por ejemplo, productos artesanales y alguno que otro artículo importado como el pan baguette por ejemplo.

El fuerte del Almacén del Plata son las tablas de queso y los sándwiches de baguettes. Allí tienen, jamones, fiambres, embutidos y quesos de todos los pelajes y marcas. Las tablas son un portento, y como lo dice Roberto, primero la llenan de quesos y jamones y encima ponen las aceitunas y frutos secos.

Untitled design (6)

A la izquierda, Roberto Dios y a la derecha algunos de los productos que vende el Almacén del Plata.

Los sándwiches, son una joyita, primero porque se toman la molestia de elaborarlos con el verdadero pan baguette (venido de Francia) y tienen una amplia variedad con distintas combinaciones de jamones, embutidos, fiambres, carne vacuna, pollo y pescados. Si uno lo desea puede armar su propio sándwich, ya que allí la atención es personalizada. Solo que hay que esperar que el pan fresco se hornee durante algunos minutos y el tiempo que lleva el preparado.

Siempre en el mostrador del local existen porciones de jamones y quesos para que degusten los clientes. “Es muy importante que el cliente pruebe lo que ofrecemos, sólo así podrá notar la diferencia de calidad en los productos que ofrecemos. Si prueba, puede que no lo compre hoy, pero mañana si vuelve te aseguro que lleva algo del producto degustado”, asegura Roberto.

Finalmente, podemos decir que damos fe que los sandwiches con el pan baguette son realmente otra cosa y si a eso se agrega el plus de que allí lo preparan con una predisposición y atención admirables, el lugar terminará convirtiéndose en algo más que un almacén.

Facebook: Almacén del Plata

Comments

comments

COMENTAR

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *